No existen el "bien" y el “mal”, a derecha o izquierda, ellos proceden de un error histórico, de una visión bi-dimensional, plana, de la realidad, ya que no existe tal dicotomía. En la esfera ética y física solo puede existir las dos tendencias básicas de la energía: negentropía y entropía, "Eros vs. Tanatos"  , la vida vs. la muerte : La evolución hacia mayores y eficientes estados de energía o la decadencia gravitatoria hacia "inferos", el mundo de “abajo”. Entonces: siempre hemos estado no ante una dicotomía plana de derecha o izquierda, diestra o siniestra, sino ante la moral, la ética dinámica de "hacia arriba o hacia abajo", esto es de una efectiva realidad tridimensional evolutiva o involutiva, en el más estricto sentido físico-energético: eros o tanatos. es evidente que hemos sido sumidos en la confusión e ignorancia frente a estas simples leyes y que el simple monocordio pitagórico y la escala musical describen fácil y prácticamente. pero ņcómo puedo yo ser capaz de percibir esta estructura dinámica en mí mismo?

El sexo es la energía más fina producida en el cuerpo humano y llamada por G.I.Gurdjieff, en su libro “todo y todas las cosas”, el  “Sagrado Exioehary”, sigue las leyes físicas de la termodinámica como lo seĖaló C.G.jung en su libro “energética psíquica y esencia de los sueĖos”. muy poca gente sabe que tales procesos físicos implican que la fuerza es generada cuando los polos eléctricos están separados y que se consume cuando ambas polaridades hacen corto-circuito, igual como en la batería de nuestro automóvil. por esto es que, también, la castidad es promovida entre los curas, como para dirigir esta energía- cuya manifestación hacia el exterior  (si-12) terminaría en engendrar una nueva vida (colapso de la función onda en partícula/”suma de vectores”/ Seno + Coseno, que como la “electricidad” que llega a tu casa y en el motor de la licuadora se transforma, nuevamente, en “fuerza”/”gravedad”), obteniendo, en vez, un “bebé” hacia el interior (mi-12) con el propósito de construir un segundo cuerpo, etc. o alma (Cap.9); pero ellos no poseen el conocimiento que tal procedimiento o método implica el comprender que la líbido, el sexo, es un asunto dinámico (movible no estático) y esta práctica debiera ser precedida por la práctica psicológica de separar objeto del sujeto: la práctica del “recuerdo de sí” y de la no manifestación mecánica, interior o exterior de “emociones negativas”  -ambos esfuerzos producirán mi -12 , energía sexual en el estado de “emanaciones” (como entre “Mercurio”/“Azufre”), las que pueden cristalizar como un segundo cuerpo) y, consecuentemente, ser consciente de la generación de “tensiones” o “fuerzas” reales en nuestra psique. además es preciso decir que, en el mundo polar, hay polaridad/sexo posible en cada centro/cerebro, en su relación con otros sistemas similares. Si "soĖamos" acerca de "poderes psíquicos" o "activar nuestro ADN", sin generar y acumular en nosotros suficiente energía sexual, estaremos literalmente soĖando.

Los opuestos, por naturaleza, se atraen entre sí: ellos necesitan completarse en la unidad, como el seno de "y" a 0ľ y el coseno de "y" a 180ľ,  el anima mercurio y el azufre, atrayéndose fatalmente entre ellos, danzando y moviendo el universo. la máxima "fuerza", claro está, sucede cuando cada uno de ellos detecta, percibe la presencia de su contraparte "allí fuera"....

pero, como sucede en cualquier arreglo eléctrico, cuando quiera ambas interactúan se desarrolla la fuerza...pero, ņcuándo se halla en su máximo de modo de poder suministrar una fuerza constante?: cuando ellas se hallan a 90ľ, entonces ellas se tornan una pareja del tipo de lo que llamamos "electricidad" y "magnetismo". ņcuándo tal par de fuerzas puede producir emisiones más constantes o permanentes; ser activas "electromagnéticamente"?: cuando ellas se mantienen separadas.

cuando se aproximan demasiado los dos vectores se "suman"  y sucede lo que llamamos "gravedad" (a propósito: por esto es que el sinónimo de estar "embarazada" es "hallarse en estado grávido")..... y por eso cuando alguien está muy enfermo se dice también que está "grave" (que ha acumulado mucha gravedad).

Todo esto nos lleva, necesariamente, a la pregunta ņCómo aumentamos nuestra vitalidad, en tanto y en cuanto ésta depende de la energía más elevada de nuestro cuerpo físico?

Esto nos remonta a antes de que Adán y Eva dejasen el paraíso (debemos tener en cuenta aquí que ambos seres simbólicos no existieron “in illo tempore” sino que siguen existiendo en un presente eterno), “antes” de que Eva comiese de la “manzana” ofrecida por la “serpiente Kundalini”, anterior al hecho que derrochase inconscientemente su energía vital.

Así, podemos incrementar nuestra fuerza vital, haciendo uso racional y discriminado de nuestra líbido; esto nos llevará al estado en que ésta “satura” nuestro cuerpo físico, evidenciándose en éste como una sensibilidad aumentada, la que nos abre el camino a la metafísica (meta=más allá, fisis=naturaleza).Es por ello, además, que aquellos individuos que exhiben capacidades parapsicológicas, simultáneamente presentan un mayor acúmulo natural de energías, superior al resto.

Cabe también conocer aquí algo que es muy poco conocido: las costumbres de algunos pueblos que practican tradicionalmente la “circuncisión” o la ablación del “clítoris”, realmente fue establecida hace miles de aĖos, con el propósito de desarrollar una mayor diferenciación entre ambos sexos, interviniendo así en la capacidad humana de conocimiento, igual que se hiciera con los cambios de “calendarios” a fin de que perdiésemos la capacidad de reconocer los ciclos de la naturaleza.

 

“Pero si el hombre incorrecto usa los medios correctos, los medios correctos trabajan de manera incorrecta. Por esto se quiere decir que la unión corpórea del hombre y la mujer de la cual surgen los hijos e hijas. El tonto gasta la joya más preciosa de su cuerpo en el placer descontrolado, y no conoce cómo conservar el poder de su semilla. Cuando esta se acaba el cuerpo perece.(*) Los hombres santos y sabios no tienen otra forma de cuidar de sus vidas excepto destruyendo las lujurias y salvaguardando la semilla. La semilla que es conservada es transformada en fuerza, y la fuerza, cuando hay suficiente de ella, crea al cuerpo de la fuerza. “

(R.Wilhelm, C.G.Jung: ”Secreto de la Flor de Oro”)

(*) Resumiendo: Ser “impecable (“no-pecar”), en los términos del maestro de Carlos Castaneda, Don Juan:

 

“Un hechicero vive una vida impecable, y eso parece indicar la solución. ņPor qué? Nadie sabe."

"La impecabilidad, como te he dicho muchas veces, no es moral", dijo. "Solo se parece a la moralidad".

“La impecabilidad es simplemente el mejor uso de nuestro nivel de energía. Naturalmente, exige frugalidad, consideración, sencillez, inocencia ; y, sobre todo, exige falta de autorreflexión. Todo esto hace que parezca un manual para la vida monástica, pero no lo es ”.

"Los brujos dicen que para comandar el espíritu, y con eso quieren decir el movimiento del punto de ensamblaje, uno necesita energía. Lo único que almacena energía para nosotros es nuestra impecabilidad".

Lo que significa que realmente se trata de una “moral objetiva”, fundamentada en las leyes físicas de la Termodinámica: Si a resultas de tu actuar incrementas tu energía, es evolutivo (“bien”), si pierdes energía, es involutivo (“mal”).

 

 

(Nota explicativa: No es "hacia afuera" sino NO IDENTIFICACIÓN, SEPARACIÓN entre opuestos, como en la batería de su automóvil: si el ánodo y el cátodo no están separados, la batería estará "cruzada", en cortocircuito y la El coche no arranca. NO es el "sexo" lo que conocemos, es más bien la "libido", la energía de la vida, que no se manifiesta ni como "sexo" ni como "emociones", histeria, etc. sino como una ORACIÓN donde no somos "atraídos", en constante "distracción", pero donde acepto mi condición actual y me quedo aquí y ahora: Esta energía que permanece conmigo atrae en su ayuda la gran energía de la eternidad que nos rodea para equilibrarnos, la aumenta y se desarrolla como una octava hacia adentro, lo que conduce a la sintonía con frecuencias más altas de conocimiento, a un nivel más alto de ser)