Premio Nobel por descubrir la causa del c‡ncer: Otto Heinrich Warburg

 

En el a–o 1931 el cient’fico Otto Heinrich Warburg (1883-1970) recibi— el premio Nobel en Medicina y Fisiolog’a por descubrir el proceso de fermentaci—n celular al entrar en procesos anaer—bicos (de falta de ox’geno). La falta de ox’geno en los tejidos, es el pre‡mbulo del desarrollo del c‡ncer, dado que un entorno sin ox’geno se vuelve ‡cido, y es en este entorno donde surgen las cŽlulas cancerosas. Segœn el Dr. Warburg, el c‡ncer es la consecuencia de una alimentaci—n y un estilo de vida anti-fisiol—gico.

ÀPorquŽ?

Una alimentaci—n anti-fisiol—gica (dieta basada en alimentos acidificantes y sedentarismo), crea en nuestro organismo un entorno de acidez y Žste, a su vez, provoca la expulsi—n del ox’geno de las cŽlulas. El Dr. Warburg afirm—:

¥            ÇLa falta de ox’geno y la acidosis son las dos caras de una misma moneda: cuando usted tiene uno, usted tiene el otroÈ.

¥            ÇLas substancias ‡cidas rechazan el ox’geno; en cambio, las substancias alcalinas atraen el ox’genoÈ.

¥            ÇPrivar a una cŽlula de ox’geno durante 48 horas puede convertirla en cancerosaÈ.

¥            ÇTodas las cŽlulas normales tienen un requisito absoluto para el ox’geno, pero las cŽlulas cancerosas pueden vivir sin ox’geno (esta es una regla sin excepci—n)È.

¥            ÇLos tejidos cancerosos son tejidos ‡cidos, mientras que los sanos son tejidos alcalinosÈ.

En su obra ÇEl metabolismo de los tumoresÇ, Warburg demostr— que todas las formas de c‡ncer se caracterizan por dos condiciones b‡sicas: la acidosis y la hipoxia (falta de ox’geno). TambiŽn descubri— que las cŽlulas cancerosas son anaerobias (no respiran ox’geno) y no pueden sobrevivir en presencia de altos niveles de ox’geno. En cambio, sobreviven gracias a la glucosa siempre y cuando el entorno este libre de ox’geno.

Por lo tanto, el c‡ncer no ser’a nada m‡s que un mecanismo de defensa que tienen ciertas cŽlulas del organismo para continuar con vida en un entorno ‡cido y carente de ox’geno. Las cŽlulas sanas viven en un entorno alcalino y oxigenado, lo cual permite su normal funcionamiento. Una vez finalizado el proceso de la digesti—n, los alimentos generar‡n una condici—n de acidez o alcalinidad al organismo en funci—n de la calidad de las prote’nas, los hidratos de carbono, las grasas, los minerales y las vitaminas.

El resultado acidificante o alcalinizante se mide a travŽs de una escala llamada pH, cuyos valores se encuentran en un rango de 0 a 14, siendo el PH 7 un PH neutro. Es importante saber c—mo afectan a la salud los alimentos ‡cidos y alcalinos, ya que para que las cŽlulas funcionen en forma correcta y adecuada su PH debe ser ligeramente alcalino. En una persona sana el PH de la sangre se encuentra entre 7,365 y 7,40. Tener en cuenta que si el PH sangu’neo cayera por debajo de 7 entrar’amos en un estado de coma pr—ximo a la muerte.

De acuerdo con lo expuesto aqu’, se pueden generar dos listas de alimentos que acidifican y alcalinizan el organismo:

Alimentos que acidifican el organismo:

¥            Azœcar refinada y todos sus productos (el peor de todos: no tiene ni prote’nas, ni grasas, ni minerales, ni vitaminas; solo hidratos de carbono refinados que estresan al p‡ncreas. Su pH es de 2,1, es decir, que es altamente acidificante).

¥            Carnes (todas).

¥            Leche de vaca y todos sus derivados.

¥            Sal refinada.

¥            Harina refinada y todos sus derivados (pastas, galletitas, etc.).

¥            Productos de panader’a (la mayor’a contienen grasas saturadas, margarina, sal, azœcar y conservantes).

¥            Margarinas.

¥            Gaseosas.

¥            Cafe’na.

¥            Alcohol.

¥            Tabaco.

¥            Medicinas.

¥            Cualquier alimento cocinado (La cocci—n elimina el oxigeno y lo trasforma en ‡cido) inclusive las verduras cocinadas.

¥            Todo lo que contenga conservantes, colorantes, aromatizantes, estabilizantes, etc: todos los alimentos envasados.

Constantemente la sangre se encuentra autorregul‡ndose para no caer en acidez metab—lica, de esta forma garantiza el buen funcionamiento celular, optimizando el metabolismo. El organismo deber’a obtener de los alimentos las bases (minerales) para neutralizar la acidez de la sangre de la metabolizaci—n, pero todos los alimentos ya citados aportan muy poco y en contrapartida desmineralizan el organismo, sobre todo los refinados. Hay que tener en cuenta que en el estilo de vida moderno estos alimentos se consumen todos los d’as del a–o.

Desc‡rgate la Gu’a de Introducci—n a la Alimentaci—n Alcalina y la Tabla segœn el potencial alcalinizante o acidificante de los alimentos. 

Alimentos Alcalinizantes (Saludables y favorables a la vida)

¥            Todas las verduras crudas (algunas son ‡cidas pero dentro del organismo tienen reacci—n alcalinizante, otras son levemente acidificantes pero consigo traen las bases necesarias para su correcto equilibrio) y crudas aportan ox’geno, cocidas no.

¥            Frutas, igual que las verduras, pero por ejemplo el lim—n tiene un PH aproximado de 2.2, pero dentro del organismo tiene un efecto altamente alcalinizante (quiz‡s el m‡s poderoso de todos). Las frutas aportan saludables cantidades de oxigeno.

¥            Semillas: aparte de todos sus beneficios, son altamente alcalinizantes, como por ejemplo las almendras.

¥            Cereales integrales: El œnico cereal integral alcalinizante es el mijo, todos los dem‡s son ligeramente acidificantes pero muy saludables. Todos deben consumirse cocidos.

¥            La clorofila de las plantas (de cualquier planta) es altamente alcalinizante (sobre todo el aloe vera).

¥            El agua es important’sima para el aporte de oxigeno ÇLa deshidrataci—n cr—nica es el estresante principal del cuerpo y la ra’z de la mayor parte de las enfermedades degenerativasÈ afirma el Dr. Feydoon Batmanghelidj

¥            El ejercicio oxigena todo tu organismo, el sedentarismo lo desgasta.

El Doctor George w. Crile, de Cleveland, uno de los cirujanos m‡s importantes del mundo declara abiertamente:

ÒTodas las muertes mal llamadas naturales no son m‡s que el punto terminal de una saturaci—n de ‡cidos en el organismoÓ.

Contrario a lo anterior es totalmente imposible que un c‡ncer prolifere en una persona que libere su cuerpo de la acidez, nutriŽndose con alimentos que produzcan reacciones metab—licas alcalinas y aumentando el consumo del agua pura y que, a su vez, evite los alimentos que originan dicha acidez, y se cuide de los elementos t—xicos. En general el c‡ncer no se contagia ni se heredaÉlo que se hereda son las costumbres alimenticias, ambientales y de vida que lo producen.È

Mencken escribi—:

ÒLa lucha de la vida es en contra de la retenci—n de ‡cido. El envejecimiento, la falta de energ’a, el mal genio y los dolores de cabeza, enfermedades del coraz—n, alergias, eczemas, urticaria, asma, c‡lculos y arteriosclerosis no son m‡s que la acumulaci—n de ‡cidos.È

El Dr. Theodore A. Baroody dice en su libro ÒAlcalice o MorirÓ:

ÇEn realidad no importa el sin nœmero de nombres de enfermedades. Lo que s’ importa es que todas provienen de la misma causa b‡sica: muchos desechos ‡cidos en el cuerpoÓ .