>

La verdad es todo lo que no es centro de ciudad sino campo abierto

 

Poesías de Adolfo Rios Pita Giurfa

 

 

Indice:

 

 

1La verdad 2Cuando veo...3Yo se..4Ya el mundo 5Cuando es de noche...6¡ Ustedes ! ...7A veces la oscuridad...8 Estamos al borde... 9En la noche...10Los quehaceres de los hombres...11Abrazado a lo infinito...12¡ Druidesas y sibilas del mundo...13La Muerte...14Las Gentes 15La Vida 16Hallemos..

 

 

 

 

 

La Verdad

 

La verdad no se encuentra

en el extenso camino del espacio:

Se encuentra en el color verde profundo de la hoja,

en la triste humedad de una lágrima,

en el grito desesperado,

en la inconsciencia del borracho,

en cada latido del corazón,

en una rueda...que rueda,

en el caer de la lluvia,

en los grandes árboles

y en los pequeños también,

en una nube y en todo el cielo,

en la agonía del que está muriendo,

en el llanto del recién nacido,

en el estiércol,

en una cabellera,

en una luz, de vela o de un rayo,

de la luna, del sol o de las estrellas,

en el frío de la noche o en el calor del mediodía,

en un sonar de pasos,

o en el silencio del descanso,

en la furia de la lucha

o en el ruego de una oración,

en un arrodillarse ante su Dios

o en una puñalada asesina,

en un cerrar de ojos

o en un par de manos ajadas por la tierra;

en la voz, en el fuego, en el agua...

o en los oídos secos de tanto oír,

en el aserrín de la madera

o en las oscuras manchas que cubren el hierro,

en la espada que desgarra o en la aguja del cirujano que cierra una herida...

en un cosmos y una nada:¡ En nosotros mismos!

 

INDICE

 

Yermas montañas

 

 

Cuando veo las yermas montañas

de vida todas exentas

siento el paso del tiempo

que yace allí incólume:

La ingente cantidad de hormigas

cargando comida para el invierno,

hombres matándose...para comer en invierno,

veo tanto pasto, tanto árbol, tanta vida.

 

Veo las mismas montañas

de ayer, hoy y mañana...

las yermas montañas

de vida todas exentas;

¡Cantos rodados!, eso éramos tú y yo antes de la vida,

eso éramos

cuando el viento sin árbol que azotar

sin fuego que azuzar...

cuando, antes todavía,

las rocas eran desnudas ante el cosmos

y la tierra rodaba en órbitas sin ritmo.

 

INDICE

 

 

 

Yo sé de caminos

Que tu no conoces

viajero de la tierra,

Yo sé de caminos

Donde los pasos no andan,

Yo sé de caminos

Que solo hollaron

Pies de arcángeles,

Yo sé

De caminos sin fin

Que son el comienzo de otros caminos;

Yo sé del walhala

Yo se del edén

Yo sé de ese limbo

En que todo pasa

Y en que nada ocurre...

Yo sé de ése camino

¡ Y no te lo puedo decir !

 

INDICE

 

Ya el mundo perdió su infancia

Ya para este mundo murieron mil y una primaveras

Ya el hombre entregó su alma

Ya el hombre se dejó llevar

Cual cascarón inservible

Por el viento del destino.

Ya todo es ¡ máquina !

Tan sólo ¡ máquina !...

Al son de los relojes

Cada gota de sudor ( vitriolo de la piel )

Arranca el ser a pedazos.

Tú, hombre sin destino,

Ya no miras al sol de frente

Ya no sientes la brisa del mar

En la playa desnuda,

Ya no ves la gota de rocío

Al borde del verde...

Ya no oyes, en la noche,

El silente murmullo de los astros,

Ya no ves en las estrellas

El espejo de tu alma,

Ya tú, hombre,

Eres sin rumbo,

Sin comienzo,

Sin metas,

Ya tú, hombre,

Desconoces

¡ Si naciste de tu madre o

si te parió una máquina !

INDICE

 

Cuando es de noche

Siento el olor a tiempo quemado

Tiempo que se va

Tiempo que pasó

Y pasó tan solo

¿ ¡ Es que debemos pasar ! ?

¡ Que el tiempo pase

mas que no pasemos nosotros !

Quisiera hoy

Quisiera mañana

Ser ayer, siempre ayer,

¿ o es que el mañana lo inventaron pérfidos dioses ?

¡ No !

¡ Me retracto !

no he de ser yo a quien el tiempo preocupe,

no he de ser yo quien sufra

por lo que ayer fue

y es hoy y será mañana

¡ No !

no he de ser yo

ni tú tampoco

porque, nosotros,

¡ Siempre somos !

INDICE

 

¡ Ustedes !

¡ quienes me escuchan !

oíd:

el verso es corto

y la verdad es larga:

Tengo infinitos días que contar

Y tan sólo días que vivir,

Tengo que pedirles:

Que abran sus ojos

Que se pongan de rodillas

Que se pongan a cantar

Que se pongan a reír

Que se pongan a ¡ creer !

Que no es verdad todo lo que tocan

y que mucho de lo que no tocan existe también...

quiero que se miren a un espejo

¡ Y se pongan a llorar !

INDICE

 

A veces la oscuridad

Se nos revela como hermana del hombre,

La oscuridad

Nos entrega pensamientos de siglos

Guardados en su seno,

Nos entrega vidas y más vidas...

Nos entrega sentimientos

En cada átomo de su inmenso y denso cuerpo,

¡ Oscuridad !

ignota madre

que acogiste nuestros pensamientos

en tus infinitas entrañas

¡ No te pierdas en la luz del día !

INDICE

 

Estamos al borde

Al borde del cambio

Ya los eones se han juntado,

Ya los profetas

Cerraron sus bocas,

Ya las trompetas acallaron su sonido,

Estamos al borde,

Al borde del cambio,

Ya todos nos miran

Hoy, de todos somos objeto

Objeto de espera

Objeto de ansia

Hoy, todos nos señalan...

Y esperan el cambio.

INDICE

 

En la noche

Cuando las sombras de la oscuridad se tornan fraternas

Siento la pérdida de la dualidad

Fundida en un único principio de grandeza,

En la noche

Cuando las sombras

Cuando se siente que todo se debe

Que nada se tiene

Que todo es impulso

Que a la quietud al final -feliz- se entrega,

Que todo es mar inalcanzable

En el que vivimos sus sinnúmeras olas

E ignoramos el infinito mar,

En la noche

cuando las sombras de la oscuridad se tornan fraternas,

y nuestros brazos- extendidos en la misma oscuridad-

alcanzan a la humanidad entera

sabemos, que las olas en que vivimos

no niegan la existencia del quieto mar, la mar adentro.

INDICE

 

Los quehaceres de los hombres

Son tristes y vanos

El movimiento incesante

La carrera tras lo estúpido

¡ Ah ustedes que me entienden !

qué inútil vestirse y desvestirse

todos los días

que inútil tanto trajín y desasosiego

tanta preocupación

tanto llanto

tanto reír de cosas que ni llorar se puede,

tanto quehacer

tanto querer, tanto odiar

o tanto mentir,

tanto decir verdad tras verdad

o tanto no decir nada,

tanto estar parado, sentado, sin nada que hacer

o tanto mucho que obrar, inútil, fútilmente

¿ yo ?

¿ tú ?

¿ nosotros ?

¡ sí ! nosotros:

los que hacemos

los que lloramos

los que reímos

los que pensamos ¡ en que tanto y tan grave pensar !

los que corremos y sudamos y afirmamos

y negamos y sentimos

o hacemos sentir

los que encendemos la luz de una lámpara

o apagamos una vela,

los que sacamos un papel de un cajón para escribir

o para arrugarlo, encogerlo, destrozarlo y arrojarlo al tacho de basura,

los que encendemos un cigarrillo o

los que apagamos un fuego, una llamarada, un alma o una vida...

¡ Nosotros !

¡ ¿ Qué más queremos ? !

¡ que se callen !

y, por favor,

¡ que nos dejen dormir !

INDICE

 

Abrazado a lo infinito vivo

Lo infinito toma forma, grano de arroz,

Y al grano de arroz me abrazo,

Lo infinito toma forma: una piedra cualquiera

Y a la piedra me abrazo.

A veces lo infinito es destello de luz,

estética sobrehumana , confundida en lo humano ,

un sentimiento profundo

sublimación mística

rasgos de color de una pintura

una vista de una calle palpitante

un pedazo de acero con corazón

una planta que gime, palpitante,

un bebé arrancado del seno, palpitante,

una piedra redonda, sin comienzo,

un momento estirado...

todo, todo, nadie y nada.

INDICE

 

¡ Druidesas y sibilas del mundo !

¡ Las recuerda mi congoja !

¡ Las recuerda mi estéril delirio !

Delirio de tenerlas de nuevo en los bosques

De nuevo en las fuentes

De nuevo tras los carros de combate

Mas ¡ no volveréis !

Druidesas y sibilas del tiempo

Hasta que la semilla, preñada de amor,

Arranque , con espíritu vivo,

La flor del ciénago

¡ No volveréis !

hasta que libre a mis sienes

del calor del mediodía

¡ No volveréis !

hasta que lave mis ojos

en la fuente grandiosa de las estrellas

¡ No volveréis !

druidesas y sibilas de ayer y hoy

hasta que yo tenga un corcel blanco

que ofrendarles en mi cuadra

¡ No volveréis !

hasta que reconozcamos la verdad en todo

y todo en la verdad

¡ No volveréis !

hasta que mil océanos se traguen mil humanidades

hasta que las fieras ya no acosen a sus presas

hasta que la mano de hermano no se levante contra hermano

hasta que comprendamos, por fin,

que ¡ jamás ! comprendimos nada.

INDICE

 

La muerte

no es la penumbra que nos envuelve

cuando cesa el día,

es el alba

del sol refulgente y de la brisa fresca;

no es el esqueleto frío

de sonrisa macabra

que, empuñando una guadaña gigantesca,

degüella nuestras vidas,

¡No!,

es una musa virgen,

que, llevando en la diestra un ramo de azahares,

nos atrae a las nupcias con el infinito.

INDICE

INDICE

 

Las gentes se van

para que sepamos que se han ido

los hombres se van...

los amigos también

para que sepamos que se han ido

y para poder quedarnos solos

y para que, quedándonos solos y dejándonos solos

sin lo de ayer, sin lo que acostumbrábamos,

podamos entónces encontrarlos

en la soledad plena del universo,

para que el sólo sentimiento que nos asista

sea la plenitud del silencio,

el sólo amor a la vida,

la fuerza,el conocimiento, la inmortalidad.

INDICE

 

La vida es incorpórea

cuando no se trasciende

la vida es incorpórea, cual desencarnado fantasma

y vacía, como cósmos sin estrellas

cuando nos descubrimos en las innumerables nadas

de nuestro quehacer cotidiano

Mudo, pero mudo de espanto,

cuando descubres las tantas sombras en que se despedaza tu inútil vida

¡Volvámonos a encontrar!

aunque sea en la ignorancia,

¡Volvámonos a encontrar!

aunque nos tengamos verguenza,

¡Volvámonos a encontrar!

en una desinteresada plegaria.

de rodillas frente a un altar

o danzando para que caiga la lluvia

en un rito mágico

¡Descubrámonos!

aunque el hedor del desentierro quiera ahuyentarnos,

para que el humo de esta vida

deje de ser fácilmente arrastrado por el viento

para que, de esta vida

nos enraizemos en la eternidad

INDICE

 

Hallemos la certeza

de la comunicación

más allá de los límites

de las brumas de nuestra cotidianidad

cual se encuentran el Sol y la Luna

en alquímica y secreta complicidad,

en los orbes superiores

adonde no llegan los incrédulos

INDICE

  ¡ Escríbeme !

PAGINA ANTERIOR

PAGINA SIGUIENTE

¡ Gracias por visitar mi página !

  

Enlace con la Escuela del Cuarto Camino